¿Eres un cristiano verdadero?

 

El Señor Jesús dice en el Nuevo Testamento: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a si mismo, tome su cruz y sígame” y agrega “todo el que quiera salvar su vida la perderá pero todo el que la pierda por mi causa la hallará”

Muchas personas dicen que creen en el Señor Jesucristo pero no le siguen -es decir viven sin El. El Señor no invitó solo a que creyéramos en El sino a seguirle. Ser cristiano va mas allá de decir creo – ser cristiano es seguir al Señor Jesús. No seguimos sus enseñanzas nada más, porque El está vivo - somos llamados a seguirle y experimentar Su presencia y poder en nuestras vidas. No seguimos a un buen pensador de la historia ya fallecido como Mahoma, Buda o Confucio. Cristo Jesús está vivo y eso es diferente.

Ahora, el Hijo de Dios, el Mesias de Israel, le dice a todo aquel que quiere ser realmente un seguidor Suyo que de ahora en adelante el andar con El será un empezar de nuevo. Cristo Jesús nos llama a aceptar una nueva vida y renunciar a seguir viviendo como hemos aprendido hasta entonces antes de conocerle. Dedicir seguirle implica aceptar tres cosas, dice El:

1. Negarnos a nosotros mismos

Esto implica renuncia y sacrificios. Esto significa aceptar Su voluntad y obedecerle. Sujetar mi voluntad a la Suya. Negarme el control de mi mismo y ceder el control a El. Este será el principio para todas mis deciciones en todas las areas de mi vida.

2. Tomar la cruz

Esto aun es mas radical. La cruz simboliza muerte en otras palabras la forma mas radical de separación. Cuando se habla de muerte se habla del final. Y así es la vida cristiana implica aceptar el final de todo aquello que signifique "yo solo sin Cristo". Era normal aceptar cosas y vivirlas sin Cristo y sin Dios antes de seguir a Cristo Jesús, esto es antes de nuestra conversión pero una vez que decidimos seguir al Señor Jesús, aceptamos ya no vivir ese estilo de vida. Cada día siempre habrá una propuesta a volver  a vivir como antes pero el creyente debe recordar el principio de la muerte en Cristo así como el apóstol Pablo lo hizo cada día: “Con Cristo estoy juntamente crucificado” Cristo Jesús llevó la cruz hasta el Calvario y cargó en El todas nuestras maldades y todos nuestros males y nuestros pecados para dar un final a mi vida de pecado y de enemistad con Dios y que podamos empezar de nuevo una vida diferente. Su muerte era para dar muerte al pecado - separarnos del fracaso, de la suciedad moral y de la vanidad que nos hace olvidar que Dios tiene un proposito sublime para el ser humano. El creyente debe recordar que por la Cruz de Cristo Jesús el puede morir al pecado cada día. Esto es llevar nuestra cruz cada día - aceptar el final y no retener algo sin El.

3. Seguir al Señor Jesús

La vida cristiana no solo es de auto-sacrificio, negación por causa de Cristo. Sino también es un aceptar sus mandamientos y refugiarnos en sus promesas – Cristo Jesús jamás permitirá que mi vida quede vacia, El no solo nos limpia sino nos llena con su paz, y gozo que sobrepasa a cualquier alivio, satisfacción que hayamos conocido. Nos hace experimentar la vida eterna - que no solo significa vivir eternamente sino aun algo mas glorioso - poder tener una amistad con el Dios Eterno, y eso afecta todo nuestro futuro no solo en este mundo sino aun mas allá de la muerte.

Caminando con el Señor Jesús disfrutáremos de las cosas que Dios pensó para nuestra vida no solo vivir un tiempo y luego morir sino empezar a disfrutar de las cosas eternas sabiendo que esta libertad, este gozo y esta paz que El nos da - ya es un adelanto de lo que vendrá.

¿Qué vas a hacer? ¿Cuál es tu decisión? ¿seguir tu camino o aceptar el camino de seguirle a El?

“Todo el que quiera salvar su vida la perderá pero todo el que la pierda por mi causa la hallará”  Esto significa que si decides seguir conservando tu vida lejos de Dios al final comprobarás que tu vida se desperdició, se hecho a perder- que hiciste el peor negocio de tu vida; pero decidir dar la espalda a la vida que estas viviendo para seguirle - esto es aceptar la nueva vida que El desea darte - perderás muchas cosas que han significado bastante para ti pero ganarás lo mejor - lo que El quiere darte, una vida con propósito, un disfrutar el proposito eterno de Dios para ti.

No confundas la religión con seguirle a El - no es lo mismo ser religioso que ser cristiano. El religioso acepta formas y rituales humanos y los cumple en su esfuerzo y talvez aun desee hacerlo por Cristo pero aun no experimenta el poder de Jesucristo pues antes de disfrutarle todos tenemos que aceptar Sus condiciones para seguirle. No podemos ponerle nuestras condiciones. ¿Quieres venir en pos de El?

Por Germán Maldonado Neyra

Cualquier consulta puedes hacerla - Con gusto la responderé a gypmaldonado@yahoo.com