Nuestra seguridad para el próximo año

Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos (Hebreos 13:8).
En un mundo que cambia tanto, con acontecimientos mundiales
Que hace unos meses no hubiéramos creído posibles,
podemos tener seguridad para el próximo año y para siempre,
y esa seguridad es JESUCRISTO.

Al pensar en lo que Jesús ha hecho en el pasado y lo que está haciendo en el presente,

nuestra fe toma alas como águila y dice:
"Creo en ti, Señor, aunque el mundo tiemble de temor.
Creo en ti, Señor, aunque me rodea la incomprensión.
Creo en ti, Señor, cuando padezco necesidad
y cuando tengo abundancia.
Creo en ti, Señor, y en ti puedo apoyarme
porque eres la Roca eterna de los siglos,
Tú eres la luz que alumbra mi camino,
el Amor que inunda mi corazón, la Paz que mi alma necesita."

Al estar terminando y a punto de comenzar otro año,
a ti que estas leyendo esto en este momento,
te invito a que pienses en tu vida espiritual.
Si Jesucristo ya ha perdonado tus pecados
y tienes vida eterna en El, adelante, y en este año.
Busca más de Jesús cada día, y síguele con más fidelidad todavía.

Si aun no conoces a Jesús personalmente,
considera el verso que dice: "Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree,
no se pierda, mas tenga vida eterna. " Juan 3:16

Ven a Jesús y no tardes en acudir a Su llamado,
pídele que perdone tus pecados
y dile que deseas recibir Su regalo precioso, la vida eterna.

La manera de responder al llamado no ha cambiado ni cambia
y la manera en que El nos perdona tampoco cambia,
es por fe que recibimos la salvación
y es fe en Jesucristo.